La palabra “mancomunado,” verbo del latín “mancomun” -manos comunes o conjuntas-, referente a todo lo que se hace de modo coparticipativo con fin único. Por ejemplo, una pareja se une con un proyecto en común llamado disfrutar, una familia o viajar por el mundo. Por otro lado, en el Derecho dicha palabra se usa para referirse a cuentas bancarias mancomunadas, constituidas a nombre de dos o más personas y solo puede operarse con la firma de todos ellos.

Estadísticas de países como Venezuela, Colombia, México y Estado Unidos, muestran que una de las razones por las cuales discuten o se pueden separar las parejas, es por el dinero; específicamente por la forma en cómo se manejan las finanzas. El amor o la expectativa que una persona proyecta en su pareja, en muchos casos esta basada en supuestos. Y cuando la persona toma este tipo de decisiones “hasta que la muerte nos separe,” con poca información y basado en sus expectativas sin compartir. Esto es como si entraras al casino sin saber jugar y juegues todo lo que tienes progresivamente; a veces ganas y más veces pierdes, pero tarde o temprano lo pierdes todo, esa noche.

Expuesto lo anterior, me gustaría preguntarles lo siguiente ¿Que pasaría, si puedes junto a tu pareja construir un mundo lleno de todas aquellas cosas que necesitan e incluso las que desean? Sería algo maravilloso, ¿verdad? Algunos lo llaman utopía, yo lo llamo trabajo de acuerdos constantes enfocados en la meta.

Hay muchas formas de hacer que lo mancomunado dentro de una relación de pareja funcione, en lugar de hacer las cosas a la mitad. Lo que yo les voy a presentar se llama, hacer un plan financiero de prosperidad, que inicia con tener el propósito claro del proyecto de pareja, el habito de ahorrar e invertir; seguir el plan que diseñaron juntos, paciencia y flexibilidad.

Así como durante el periodo de invierno algunos animales recolectan comida o comen lo suficiente esperando la llegada de la primavera; para una pareja el planificar sus gastos y el ahorrar con propósito, es una acción de preservación analítica.

Necesitamos estar claros que cada integrante de la pareja pudiera tener diferentes hábitos en el uso del dinero; hábitos que ambos pueden complementar fortaleciendo las debilidades del otro. ¡Si! es posible y solo puede logra por medio de una comunicación honesta, enfocada en el proyecto de pareja y familiar que ambos desean llevar en conjunto.

Organizar y destinar nuestros ingresos es una tarea sencilla, la clave está en encontrar maneras fáciles de adaptar nuestras necesidades y proyectos al nivel de los gastos necesarios que tenemos para obtener el resultado deseado; entre los cuales están:

1. Establezca una meta o metas. Antes de empezar a destinar tu dinero para el gasto fijo, compra de recursos, proyectos o inversiones, gastos varios y ahorro, es necesario definir exactamente lo que como pareja quieren lograr: la cuota inicial de un auto o departamento, negocios de emprendimiento, vacaciones familiares, un postgrado, etc. Sepa cuánto cuesta y defina qué tiempo necesitarán para reunir o ahorrar el monto requerido.

2. Defina la cuota de ahorro. Al recibir sus ingresos quincenales o semanales, separe el dinero para los gastos fijos y destine el dinero restante a los diferentes proyectos. Es importante establecer un presupuesto y tener en claro cuáles son las prioridades de gasto.

3. Evite las compras por impulso. Defina bien que es lo que necesita, cuáles son sus proyectos y que es lo que quiere pero por los momentos es innecesario para lograr su meta.

4. Elija las cuentas de depósito que se adapte mejor a sus necesidades. Actualmente, el sistema financiero ofrece opciones para depositar los ahorros. Sin embargo, recuerde que es solo por el tiempo que ustedes definan, basado en el propósito que necesitan.

5. Genere una cuenta diferente a la que utiliza para sus consumos diarios, así como proyectos y ahorros. Esto le permite, un mejor manejo de gastos fijos, saber cuánto lleva acumulado para una meta en específico y el evadir las compras innecesarias por impulso. Una cuenta personal para cada uno y la cuenta bancara mancomunada.

6. Relaciónese con sus finanzas. Es importante llevar un registro de los gastos, del dinero que entra por concepto de sueldos, bonos, trabajos particulares, premios o regalos; al igual que del dinero que se gasta; de esta forma puede identificar si existen fugas en su plan financiero.

7. Realicen un presupuesto de gastos como medida de manejo y conocimiento común de lo que entre y sale. Y jueguen a proyectar su presupuesto a ingresos más altos para poder acceder a otros beneficios materiales. Identifiquen cuales sería los primeros gastos o partidas que reducirían o eliminarían en caso de imprevisto financiero.

8. La relación está por encima del dinero. Si ambos están claros en los objetivos de su proyecto de pareja y luego su proyecto de familia, podrán manejar de mejor forma los improvistos. Los errores ocurren cuando damos por sentado que lo sabemos todo y actuamos bajo suposiciones, ante eso ambos integrantes necesitan estar en la misma página o decidir terminar la sociedad.

9. Todos aportan. El hecho de que ambos trabajen permite que la economía fluya mejor. Sin embargo, necesitamos estar preparados para una relación o un momento en la relación donde solo uno aporte dinero. Aunque uno no lo aporte, puede ayudar a minimizar gastos al asumir responsabilidades o dejar ciertas comodidades que podían pagarse con el presupuesto donde ambos aportaban dinero.

10. En el caso de países con una inestabilidad económica. Se recomienda que se tomen medidas acordes a la situación. Lo más conveniente puede ser ahorrar en divisas, comprar activos fijos o invertir en tu emprendimiento.
Estos son solo 10 escenarios a tener en cuenta como pareja y que les puede ayudar hasta que cada uno de ustedes, genere su propia formula financiera para alcanzar sus metas en conjunto y ser felices en el proceso.

Publicado en Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.