Diversidad Sexual

¿Cómo ocurre esto?

Homosexualidad, bisexualidad, transgénero, transexual y por supuesto heterosexual. Tantas etiquetas para simplemente decir que somos diferentes. Por otra parte, tenemos a los tranvestistas, a los que viven el poliamor, los que viven en relaciones poligámicas, aquellos qie viven en relaciones de tríos o comparten ocasionalmente en pareja con otra persona (menage e trois) o intercambian a su pareja y comparten con otras. Todos ellos y mucha otras filosofías o estilos de vida, entran dentro de la diversidad sexual.

 

Bianco (1990), explica esto en su Teoría de la Variante de la Respuesta Fisiológica; en la que describe como en un experimento que realizó en un ambiente controlado, descubrió que las personas responden a estímulos sexuales bajo una percepción discriminativa. Sin embargo, también se descubrió que cuando la persona desconocía la fuente de la cual se emitía el estímulo, la respuesta sexual o de placer automáticamente aparecía.

 

Deduciendo que cuando se anula o bloquea, por unos momentos ese filtro que discrimina si se da o no la respuesta sexual; es como si se pusiera en la mente una luz verde para responder sexualmente ante cualquier estímulo sexual sin importar quien lo presente, donde sea recibido o como sea la forma en que se da el estímulo. Observando también, que entre menor inhibición por parte del programa discriminativo, mayor intensidad y búsqueda del placer sexual.

 

Como ejemplo cliché, podemos mencionar un hombre heterosexual que ve que un hombre desconocido atractivo y este se le acerca para darle un beso. La respuesta de este hombre es rechazo, sea poniéndole un freno a ese hombre, insultándolo o incluso agrediéndolo físicamente. Pero si ponemos al mismo hombre heterosexual, con los ojos vendados o frente a un hombre muy bien disfrazado de mujer, pudiera ser que este más abierto a recibir el beso e incluso corresponderlo y tener algún tipo de respuesta sexual como una erección.

 

Existen muchos especialistas que, ante este descubrimiento, concluyen que todas las personas tienen una tendencia a ser bisexuales, con predominancia a preferir un sexo en particular (varón o hembra). Esto pudiera explicar que realmente todas las personas nacemos con una predisposición o necesidad a recibir placer y que nos hace receptores de estímulos placenteros, solo que, durante nuestro crecimiento, aprendemos ante qué tipo de estímulos responder con agrado y placer, y ante cuáles otros responder con rechazo y desagrado, creándose así un proceso discriminativo que se resume en una preferencia hacia un sexo o hacia ambos por igual.

 

Hasta los momentos las teorías predominantes que explican las razones por las cuales se da una variación sexual, parte primero desde una “verdad absoluta” errada, en la que la heterosexualidad es la norma o lo normal y concluyendo que los demás comportamientos son innatos o son aprendidos. Este debate pudiera ser absurdo, cuando sabemos que, por condición biológica, las personas son receptores de estímulos y aceptan o rechazan alguno de ellos, dependiendo de lo que hayan aprendido a recibir desde tres parámetros; persona, estilo o metodología de aplicación del estímulo, y el ambiente y condiciones socioculturales.

 

Si esto es así, entonces la educación sexual desde temprana edad es importante para que tanto el varón y la hembra tengan la mayor información necesaria para poder tomar decisiones menos estereotipadas, menos forzadas por otros e incluso menos rebeldes. El que puedan tomar decisiones se complementa con las creencias entre lo malo y lo bueno; así como qué es lo que denominan normal, anormal y patológico. Y la más importante, el identificar qué es amor, qué es una ilusión, qué es un deseo físico, y qué es el explorar algo nuevo o una amistad.

 

Esto explica un poco lo de la diversidad sexual. Sin embargo, estoy seguro que para muchos aun quedan dudas y sus creencias sexuales puede que estén en alerta. Por ello, les invito a mi próximo artículo, en el que les estaré explicando la parte sistémica que describe el origen de ciertos comportamientos y preferencias sexuales. De igual modo, les explicaré sobre la cualidad de la energía sexual que tenemos y cómo cada una de ellas influyen en la forma como ejercemos nuestros roles de vida dentro de nuestra relación de pareja y en el mundo social en el que se vive.

 

Me despido, no sin antes decirles que los patrones sexuales son una decisión, indistintamente de las variables alrededor nuestro. Por ahora les recuerdo que siempre hay espacio para la conversación e intercambio de ideas o si deseas algún tipo de apoyo o asesoramiento, me puedes contactar por mis redes sociales o por info@psicrivero.com.

Articulo

 

Publicado en Vida Sexual - Sex Project.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.